Videos

Adiós a la era Bernanke, empieza la era Yellen

EuroNews ES
|
January 31, 2014 AT 11:08 AM
Tras ocho años en el cargo, Ben Bernanke, deja la presidencia de la Reserva Federal estadounidense a su mano derecha. Un relevo que no es ni mucho menos un trámite cualquiera. No en vano es la despedida del hombre que ha tenido que hacer frente a la mayor crisis económica mundial desde la Gran Depresión. Primero llegó el escándalo de las hipotecas basura y más tarde el desastre en el sistema financiero con la quiebra de Lehman Brothers. La Administración estadounidense intervino y Bernanke encontró la gallina de los huevos de oro. La maquinaria de la Fed empezó a imprimir dólares, para inyectar liquidez en los mercados y llevó los tipos de interés hasta su mínimo histórico. Sus detractores creen que estas medidas pasarán factura a largo plazo. La principal consecuencia de su política es que el balance general de la Fed se ha cuadriplicado y supera los 4 billones de dólares cuando antes del inicio de la crisis alcanzaba los 800.000 millones de dólares. La nueva presidenta Janet Yellen, 67 años, — la primera mujer que llega al más alto cargo de esta institución centenaria— tiene que garantizar la seguridad de un sistema financiero aún frágil, seguir retirando las medidas de estímulo e impulsar la inflación para alcanzar el objetivo del 2%. “De hecho el reto de Janet Yellen será intentar que la inflación remonte porque de momento es muy baja y no acaba de arrancar. Y además intentar que el desempleo siga bajando porque haya indicadores positivos y no porque las personas sin empleo se sientan tan descorazonadas que dejen de buscar trabajo y abandonen las estadísticas”, ha explicado la analista de BNP Paribas, Alexandra Estiot. Los últimos datos conocidos confirman que la economía estadounidense avanza en la buena dirección. El desempleo bajó tres décimas más en diciembre hasta quedarse en el 6,7% de la población activa y la economía cerró el cuarto trimestre con un crecimiento del 3,2%. Todo con más consumo, más inversión industrial y más exportaciones. Sin duda, un buen punto de partida para el mandato de Janet Yellen.