Share

Videos

Al Sisi: el exmariscal que ha devuelto el poder a los militares en Egipto

EuroNews ES
|
June 03, 2014 AT 3:27 PM
Abdel Fatah al Sisi apodado el león, Naser y Sadat. Como sus predecesores, el hombre fuerte de Egipto es un militar de alto rango. Una imagen autoritaria pero tranquilizadora después de tres años de inestabilidad. Su retrato, omnipresente, roza el culto a la personalidad. En agosto de 2012, cuando fue nombrado jefe del Ejército y ministro de Defensa, al Sisi prestó juramento ante Mohamed Mursi, el único presidente elegido democráticamente y único civil en desempeñar ese cargo. Al confiar en este militar piadoso que reza cinco veces al día, Mohamed Mursi sella su destino... Inmediatamente, el general le lanza un ultimátum para que se pliegue a las exigencias de los manifestantes, descontentos con la gestión de los Hermanos Musulmanes. El 3 de julio de 2013, destituye al presidente Mursi y asume todos los poderes. Durante los siguientes once meses, lleva a cabo una sangrienta represión en la calle, con cerca de 1.400 muertos y una justicia expeditiva, sin garantías: 528 miembros de los Hermanos Musulmanes son condenados a muerte y 15.000 encarcelados. Un puño de hierro que refuerza la popularidad del exmariscal nacido hace 59 años en este barrio popular de Gamaliya, en El Cairo, como Gamal Abdul Naser. Hijo de ebanista, al Sisi ingresa en el ejército y sube todos los peldaños de la jerarquía militar, como recuerda este vecino de calle: Mahmud al-Batal. Vecino del barrio de Gamaliya: “Creemos que al Sisi es tan serio como disciplinado. Es un hombre surgido del pueblo, y su vida es realmente la de un hombre pragmático. Es militar, fue jefe de la región militar de Ashaqia y de los servicios de inteligencia, por tanto es comlpetamente normal que sea presidente”. Llamado por sus seguidores a presentarse a unas elecciones ganadas de antemano, al Sisi cambia el uniforme militar por un traje bien cortado. La mirada severa se transforma en sonrisa forzada. Abdel Fatah al Sisi. Presidente electo de Egipto: “Los egipcios son gente paciente y fantástica, recuerde que es una civilización con más de 7 mil años. Siempre que haya esperanza de que se produzcan avances, estárán dispuestos a ser pacientes”. Para lograr una verdadera democracia van a tener que esperar de 20 a 25 años según el mismo al Sisi. Falta por ver si los egipcios tienen la misma paciencia para esperar el enderezamiento de una economía en plena deriva.