Share

Videos

Aumentan las dudas de que pueda realizarse una investigación creíble sobre lo ocurrido al avión malasio

EuroNews ES
|
July 20, 2014 AT 12:02 AM
A pesar de las críticas de la comunidad internacional, los separatistas prorrusos continúan restringiendo el acceso de los observadores de la OSCE al lugar del este de Ucrania donde cayó el avión de Malaysia Airlines el pasado jueves con 298 personas a bordo. El traslado de piezas y cuerpos aumenta las dudas sobre la posibilidad de realizar una investigación creíble. Este lugareño cuenta que el primer día quitó todo. “El patió olía demasiado”, dice. “Llevé los trozos de fuselaje que había al lugar del accidente. Ya he reparado todas las marcas del techo de mi casa”. La confusión es cada vez mayor. Casi cuarenta cadáveres podrían haber sido llevados a la morgue de Donetsk. Ucrania acusa a los rebeldes de destruir pruebas. Uno de sus líderes lo niega. “Alexander Hug, de la misión de la OSCE, ha insistido en que la escena continúe intacta hasta su llegada”, mantenía Aleksandr Borodai. “Porque dijo que teníamos una responsabilidad frente a los cincuenta países que forman parte de esta organización. Aún no la hemos tocado. El problema es que los cuerpos de casi 300 personas están esparcidos en una zona enorme, incluidas áreas residenciales”. Contrariamente a lo dicho estos días, los insurgentes afirman ahora no haber encontrado las cajas negras. La comunidad internacional insiste en que Moscú tome cartas en el asunto. “No se trata solo de Rusia y de Occidente”, explica el ministro de exteriores británico Philip Hammond. “Toda la comunidad internacional exige poder acceder al lugar de forma adecuada. Que los cuerpos de las víctimas sean recogidos acorrectamente y que se aseguren las pruebas. Rusia tiene un papel clave en ello por su influencia sobre los separatistas. Los ojos del mundo entero estarán sobre Rusia para ver si cumple con sus obligaciones en las próximas horas”. Expertos de la Interpol se unirán hoy en Kiev a especialistas malasios, que trabajarán junto a investigadores holandeses y estadounidenses para determinar – si les dejan – las causas de la tragedia del vuelo MH17.