Videos

Boko Haram, el fanatismo asesino que no soporta la educación

EuroNews ES
|
May 08, 2014 AT 1:12 PM
Esto es lo que queda de la escuela de Chibok, al este de Nigeria, donde fueron secuestradas 223 chicas el pasado catorce de abril. Los miembros de Boko Haram quemaron todo a su paso. En una traducción libre del hausa local, su nombre significa “la educación occidental está prohibida”. Aquel día, algunas niñas, como Armina, se las arreglaron para escapar. “Pensamos que eran soldados. Nos pidieron que subiéramos a un vehículo. Pero mis amigas y yo saltamos de él y corrimos hacia casa, porque nos dimos cuenta de que no nos miraban de forma inocente”. Efectivamente, estos hombres son todo menos inocentes para la población en general, y para las mujeres y niñas en particular. Su jefe, Abubakar Shekau es un islamista radical peligroso. “Yo cogí a las niñas, las niñas deben casarse. Estamos en contra de la educación occidental. Yo digo, paren la educación occidental, señoritas, vayan y cásense. Repito, yo me llevé a las niñas y voy a venderlas”. El grupo ha existido bajo varios nombres desde finales de los años noventa. El actual Boko Haram surgió en 2002. Con una mezcla de magia negra y oscurantismo, su objetivo inicial era derrocar al Gobierno de Nigeria, al que consideran corrupto e infiel, e instaurar la sharía o ley islámica. Su fundador fue Mohamed Yusuf, conocido por sus plegarias fanáticas y su rechazo a cualquier forma de occidentalización, así como al islam moderado. A partir de 2009 intensifican los ataques, sembrando el terror en el país. Ese año Yusuf es arrestado y fusilado. Desde entonces, el grupo realiza matanzas en serie contra todo tipo de objetivos. De junio de 2013 a abril de 2014, 43 atentados. Entre las víctimas, más de 200 niños y adolescentes. Su castigo por haber querido ir al colegio. “Apoyamos todos los ataques en escuelas de educación occidental. Hemos prometido quemar los colegios porque no pertenecen a Alá y los profetas. Se han creado para luchar contra el Islam”. La educación de las niñas es una importante arma contra el extremismo religioso. Estos fanáticos lo saben. Dicen que las venden por doce dólares cada una.