Share

Videos

Brasil ve acercarse el Mundial sin que cese el descontento social

EuroNews ES
|
May 28, 2014 AT 11:24 AM
A 16 días del comienzo oficial de la Copa del Mundo de Brasil, las calles y el enfado de la población no se calman. El martes el célebre jefe indio Raoni, defensor de la Amazonía, y cientos de indígenas se unieron a las manifestaciones al lado de los trabajadores y de los sin techo en las inmediaciones del estadio de Brasilia. Desde los más mayores hasta niños en una marcha dispersada sin tapujos por las fuerzas de choque de la policía. A 16 días del mundial se habla más de miseria y de hambre que de fútbol internacional. Una pintada ha dado la vuelta al mundo y refleja el estado de ánimo de una parte de la población brasileña. Por todas partes el mismo mensaje. Mucho dinero para el fútbol y poco para la gente. [Foto del grafitti] “Creo que la Copa del Mundo debería haber sido celebrada en otro momento, cuando el país estuviera verdaderamente en condiciones de albergarla. Creo que está mal que se empleeen billones en la Copa del Mundo”, resumía una mujer. Aunque los brasileños aprovechan la atención mundial para hacer oír sus reivindicaciones, no son ni mucho menos nuevas. El coste de la vida es muy elevado y los servicios públicos, la sanidad, la educación y demás, carecen de dinero y de calidad. “No hay servicios sanitarios en la región. No tenemos un hospital o acceso a cirugía básica. ¿Por qué? Porque han elegido no gastar el dinero en sanidad y educación sino en estas obras, que han empeorado los problemas de alojamiento”, se quejaba una manifestante. Brasil va a gastar 11.000 millones de euros. Una suma calificada de astronómica por la población, que ha retirado su apoyo al evento. Con la euforia de la elección como sede en 2007, un 80% de brasileños estaban satisfechos. Ahora son apenas un 50% y el 55% piensa que la Copa del Mundo será más perjudicial que beneficiosa para la economía. Las ganancias previstas son menores que los gastos. 600.000 turistas extranjeros más tres millones de brasileños gastarán casi 8.000 millones. Aunque los cálculos de ingresos están normalmente hechos al alza. Sudáfrica es un ejemplo palmario. Además, ¿se puede esperar que una población enfadada participe con entusiasmo? Los brasileños aman el fútbol y veneran a su selección pero no desisten, como mostraron un grupo de profesores protestando al paso del equipo nacional hace escasos días.