Share

Videos

Cristina, una infanta en el atolladero

EuroNews ES
|
February 07, 2014 AT 11:33 AM
Cristina de Borbón, Infanta de España, estará este sábado en el objetivo de las cámaras de todo el mundo. Una mediatización muy a su pesar, porque la hija menor del rey Juan Carlos ha sido convocada al Juzgado por de Palma de Mallorca por el juez José Castro. El magistrado la ha imputado por presunto fraude fiscal y blanqueo de capitales a través de la empresa Aizoon, que compartía al 50% con su marido Iñaki Urdangarín Cristina tendrá que responder al juez sobre los gastos personales pagados por Aizoon, como la compra de una vajilla por 1.741 euros, clases de baile a domicilio o festejos familiares. Su marido, Iñaki Urdangarín, también está imputado junto con su exsocio Diego Torres en el caso Nóos por el presunto desvío de 6,1 millones de euros de dinero público. Urdangarín ha recorrido dos veces en dos años esta rampa de acceso al Juzgado de Palma. Aunque le habían autorizado a hacerlo en coche, prefirió ir a pie como cualquier justiciable. Cristina fue imputada por primera vez el 3 de abril de 2013, pero la petición del juez Castro fue rechazada por la Audiencia de Palma. Un calvario para la pareja que ha permanecido unida según el abogado de Urdangarín: Mario Pascual Vives: “Yo he visto a ambos muy unidos en la adversidad, de lo que pase ahora y de lo que pueda pasar en el futuro.” Desde entonces, la pareja ha sido apartada de la agenda oficial de la familia real, porque la corona ha pagado muy caro el escándalo: en abril del año pasado solo obtuvo 3,68 puntos en una escala de 10 en el barómetro del CIS. Y eso pese al discurso del rey en la Nochebuena de 2011 para tranquilizar a los españoles: Juan Carlos I: “Afortunadamente vivimos en un Estado de derecho y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La justicia es igual para todos. “ Ahora es su hija quien tiene que responder ante la justicia. Séptima en la línea de sucesión al trono, la infanta Cristina no está dispuesta a renunciar a sus derechos dinásticos. Tampoco ha renunciado a recorrer la rampa en coche.