Share

Videos

Desplazarse en silla de ruedas gracias a los ojos

EuroNews ES
|
July 08, 2014 AT 7:06 AM
Un grupo de científicos de Londres ha desarrollado un novedoso sistema que permite a los usuarios de sillas de ruedas desplazarse gracias a sus ojos. Los científicos del Imperial College de Londres aseguran que esta nueva tecnología no es cara y que podría cambiar las vidas de muchas personas. Dos cámaras siguen el movimiento de los ojos del usuario. Esa información es enviada a un ordenador capaz de descifrar hacia donde quiere ir la persona y a cuánta distancia se encuentra. Una operación que se lleva a cabo en apenas 10 milisegundos. “Nuestros ojos no son solo la ventana de nuestra alma, también son la ventana de nuestras intenciones. Así que si quieres ir a algún lugar, miras en esa dirección, miras de una manera concreta. Nosotros hemos desarrollado un sistema informático que puede descodificar el movimiento de los ojos. Observamos sus movimientos y el ordenador los interpreta con el objetivo de desplazar la silla hacia ese lugar”, explica Aldo Faisal, responsable del proyecto. Este grupo de científicos asegura que las tecnologías ya existentes que utilizan las ondas cerebrales para controlar las sillas de ruedas pueden ser bastante problemáticas ya que entrenar a una persona para utilizarlas puede llevar meses y, además, el usuario necesita una gran concentración para conseguir mover su silla. “Los sistemas ya existentes utilizan una pantalla en la que pueden verse los lugares a los que un usuario puede querer desplazarse, explica Kirubin Pillay, otro de los miembros del equipo. El problema es que el sistema es muy simplista y despista a sus usuarios que pueden hacerse daño con algún obstáculo que encuentren en su camino”. Las pruebas realizadas hasta ahora con el nuevo sistema demuestran, según los responsables del proyecto, que una persona puede desplazarse en silla de ruedas en un lugar lleno de gente más rápido y con menos problemas que con los dispositivos ya existentes. Las pruebas serán realizadas ahora con verdaderos pacientes. Desarrollado por una firma francesa, Pepper es un robot diseñado para vivir con humanos. Pepper puede leer nuestras emociones: alegría, sorpresa, rabia, duda, tristeza... pero también nuestras expresiones faciales, nuestro lenguaje corporal y las palabras que utilizamos. Pepper puede conocer nuestro estado de ánimo y es capaz de adaptarse a él. “Los robots son capaces de entender si sentimos una emoción negativa o positiva frente ellos, algo que nosotros también podemos hacer. Pueden saber si la persona que se encuentra frente a ellos está feliz o no, explica Bruno Maisonnier, responsable del proyecto. Pero no pueden, por ejemplo, distinguir entre depresión y enfado, solo pueden saber si la emoción es positiva o negativa. Y esto ya es un paso adelante. En el futuro la comunidad científica podrá ampliar la gama de emociones que pueden distinguir este tipo de robots”. Bruno Maisonnier sueña con un futuro en el que los robots se conviertan en los mejores amigos del hombre. Maisonnier asegura que los robots han sido diseñados para ser amables con el objetivo de facilitar su relación con los humanos. “Entre el robot y la persona se puede establecer una verdadera relación pero el hecho de que los robots hayan sido realizados con objetos, ¿hace esa relación posible? ¿podemos sentir algo por un objeto? Es una criatura artificial pero sigue siendo un objeto. Solo tenemos que fijarnos en los niños y sus muñecos cuando son pequeños. Sí podemos sentir algo por un objeto pero solo si existe una historia que te lleva a sentir emociones, una historia común”, asegura Maisonnier.