Videos

El juicio de Hariri podría reabrir heridas profundas en el Líbano

EuroNews ES
|
January 16, 2014 AT 11:18 AM
Su recuerdo está presente en numerosos lugares de Beirut y su imagen divide a los que por allí pasean. A unos les causa pena, a otros rabia. Han pasado 9 años desde su asesinato y la verdad sobre lo ocurrido con Rafic Hariri puede que salga a la luz, pero puede ser una verdad tan explosiva que ponga en peligro la estabilidad del país. Fue cinco veces primer ministro, durante diez años en total. Estaba al mando del país cuando se adoptó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que exigía, entre otras cosas, la retirada de Siria del Líbano y el fin de las actividades militares de Hizbulá. Esto le costó la vida el 14 de febrero de 2005, cuando ya ni siquiera era primer ministro. En el atentado murieron 22 personas. Casi dos toneladas de explosivos empañaron el cielo de Beirut y cerraron un capítulo en la historia. El atentado, por el que se acusó a Damasco, revolvió al país, tanto emocional como históricamente y provocó la Revolución de los Cedros. Una serie de manifestaciones terminaron con una gran concentración, el 14 de marzo, de más de un millón de libaneses (un tercio de la población), furiosos por este atentado que atribuyeron a los servicios secretos sirios. La población se unió en torno a una reivindicación: que los sirios se fueran del Líbano para recuperar la soberanía plena. Su deseo se cumplió un mes más tarde. Debido a la presión popular e internacional las tropas sirias abandonaron el país después de 30 años de ocupación y de manipulación de la vida política libanesa. Pero la sombra siria no desapareció tras esta retirada y la fractura entre chiíes y suníes tampoco. El juicio, aunque supone una oportunidad de conocer por fin la verdad, podría reabrir heridas muy profundas. Preso de una profunda crisis política e institucional, el país sufre los daños colaterales de la guerra en Siria. Los atentados y asesinatos se suceden, como este de diciembre. En él muere una persona muy próxima del exprimer ministro, su exministro de economía en el exilio, Mohamad Chatah, conocido por sus fuertes críticas contra Al Asad y Hizbulá. “No creo que el Tribunal, incluso habiendo un veredicto claro, vaya a evitar más asesinatos políticos, desgraciadamente. Porque han estado ocurriendo durante décadas y volverán a suceder. Lo verdadera cuestión es, ¿ayudará este tribunal a las autoridades libanesas, las políticas y policiales, a tener una mayor capacidad y una mayor voluntad para poder lidiar con estas cuestiones desde dentro?”, explica el analista político, Rami Khouri. El juicio sobre Hariri y el conflicto sirio muestran la misma fractura entre los libaneses. Por un lado Hizbulá, que habla de un complot entre Estados Unidos e Israel para entrometerse en el conflicto sirio a favor de Al Asad y contra los rebeldes. Por otro lado, los suníes del clan Hariri que esperan que llegue el día en el que Hizbulá responda de sus actos.