Videos

El presidente iraní defiende ante el Parlamento los derechos nucleares de Irán

EuroNews ES
|
November 10, 2013 AT 8:35 AM
Hassan Rohani ha comparecido en el Parlamento de su país para aclarar su postura tras las negociaciones de tres días que tuvieron lugar en Ginebra. Ha dejado claro que no va a renunciar a su derecho a enriquecer uranio en las negociaciones con las potencias occidentales. “Los derechos del pueblo iraní son nuestra línea roja. Los intereses nacionales son nuestra línea roja. Entre estos derechos legítimos se encuentran nuestros derechos nucleares, que incluyen el derecho a enriquecer uranio en nuestro territorio, en el marco de las regulaciones internacionales”. Haber concluido el encuentro sin llegar a ningún pacto no es ningún fracaso para la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton. Habrá una nueva ronda de negociaciones más adelante, prevista para el 20 de noviembre. “Hemos abordado las cuestiones que suponen la base para un buen acuerdo y la verdad es que ha sido un encuentro muy constructivo, aunque aún faltan muchas cosas por hacer. Nos quedan algunos asuntos para los que tenemos que encontrar el mejor modo de seguir adelante y hemos decidido, después de estos tres días, que deberíamos tomarnos una pausa y reunirnos otra vez el 20 de noviembre. Eso no significa que haya sido un fracaso”. Entre los principales adversarios al programa nuclear iraní está Israel. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, avanzó antes de la conclusión de Ginebra que no aceptaría ningún pacto alcanzado entre ambas partes. “Pregunto a todos los líderes, ¿por qué tanta prisa? Sugiero que se espere y se sopesen todas las cuestiones seriamente. Es un proceso histórico y será una decisión histórica. Pido que se tomen este asunto con más calma y creo que es positivo no haber llegado a un acuerdo, aunque no nos vamos a engañar, hay un gran interés en llegar a un pacto y espero que no se haga a cualquier precio”. Tanto el Grupo de los 5 junto con Alemania y también Irán esperan que en las próximas semanas las conversaciones culminen en un acuerdo que suponga el fin del conflicto nuclear, que se prolonga ya a lo largo de una década.