Share

Videos

El sector agrícola afronta un futuro marcado por la tecnología y el empleo

EuroNews ES
|
February 24, 2014 AT 9:00 AM
Hasta el 2 de marzo, el centro de exhibiciones de la Puerta de Versailles, en París, acoge la edición número 5 del Salón Internacional de la Agricultura, un importante evento anual que atrae a unos 700.000 visitantes. El agro-alimentario es el sector industrial más importante en Francia, en el que trabajan más de 950.000 personas y genera un excedente comercial de 9.000 millones de euros. Es comprensible que éste sea un evento tan popular. “Tenemos que prestar mucha atención a la agricultura, al igual que al resto de la industria francesa, en lo que respecta a la competitividad de nuestras empresas. La competitividad está ligada a las cargas patronales y hemos pasado de la segunda posición hace 3 o 4 años a la quincuagésima hoy en día. Tenemos que dejar de retroceder. Tenemos que reconquistar el mercado, hay que recuperar la competitividad y los agricultores franceses están listos para afrontar ese desafío sin problemas”, explica Jean-Luc Poulain, Presidente del Salon Internacional de la Agricultura. En esta feria se puede incluso ver por dónde pasara el futuro de la agricultura, por ejemplo en la exposición del Insituto Nacional de Investigación Agrónoma (INRA). Ente sus actividades está la promoción de la agro-ecología. “La agro-ecología no es una vuelta al pasado, es un campo de conocimiento intenso, hay que conocerla a fondo y hay que acercar esos conocimuentos a los agricultores, al usuario final. Tenemos esa obligación. Resumiendo: la agro-ecología es alta tecnología”, añade Olivier Le Gall, Director General para Ciencia en el INRA El futuro de la agricultura depende de la utilización de las nuevas tecnologías. En el stand del productor francés Gregoire se expone una máquina cosechadora de uva que utiliza lo último en aparatos electrónicos. “Tenemos la pantalla táctil en color, la palanca de mando y la consola de configuración. Y también tenemos una gestión automática de la altura de la máquina que trabaja siempre plana para preservar la calidad de la cosecha”, expone Geoffrey Delon, Asistente Jefe de Producción de la empresa. La tecnología también está presente en la granja Odyssey Végétal, una iniciativa que reúne a las cadenas de suministro de hortalizas en Francia. Con un software de realidad aumentada, el agricultor aprende a pilotar un drone (avión no tripulado) que optimiza el uso de fertilizantes. El coordinador de la granja, Julien Massonat, explica los beneficios: “De esta manera vamos a tener un ahorro financiero para el agricultor, porque el uso de fertilizantes y productos fito-sanitario será menor, y sobre todo vamos a tener una agricultura más respetuosa con el medio ambiente”. En un momento en el que existen muchas cuestiones acerca del futuro de la economía después de la crisis mundial, la agricultura sigue siendo, a pesar de numerosos inconvenientes, un ámbito en el que las oportunidades de trabajo están presentes, especialmente para los jóvenes. “Hoy en día, solo en el sector de la producción, podemos hablar de unos once mil puestos de trabajo no cubiertos, más o menos. La agricultura es fuente de empleo y busca cubrir los puestos de trabajo que ofrece”, afirma convencido el Presidente del Salon Internacional de la Agricultura. La agricultura, por lo tanto, no sólo forma una parte importante de la historia y cultura de Europa, como queda demostrado en este Salón de París, sino que también es una actividad económica que probablemente seguirá desempeñando un papel fundamental en nuestro futuro.