Videos

El sector pesquero surcoreano también sufre las consecuencias de Fukushima

EuroNews ES
|
November 06, 2013 AT 9:35 AM
El tsunami del once de marzo de 2011 en Japón solo fue el comienzo de un desastre que no termina. En los últimos tiempos, la central de Fukushima ha tenido fugas de agua radioactiva. El mercado de Noryangjin, uno de los mayores de Seúl, ha visto disminuir sus ventas a pesar de las promesas de que el pescado estaba en buenas condiciones. Lo explica el propietario de uno de los puestos. “En general, en Corea del Sur se desconfía mucho de los productos del sector pesquero japonés. Debido a eso, incluso las ventas de los productos domésticos seguros están mermando” Para mejorar las ventas y eliminar el temor de los consumidores, un local ha colocado un escáner en la sección de productos pesqueros que detecta el nivel de radiación. Al lado hay un gran letrero que advierte que no se vende pescado nipón. El ministerio surcoreano de Alimentación ha asegurado, que las importaciones de Japón han disminuido y que están haciendo todo lo posible para que no entre pescado contaminado en los mercados. Lee Soo-Doo es uno de los responsables. “Actualmente las importaciones de ocho prefecturas próximas a Fukushima están prohibidas. El pescado de otras regiones está obligado a presentar una inspección de radioactividad o un certificado de origen. Además estamos haciendo inspecciones en todas las importaciones.” El mercado sigue sufriendo las secuelas del tsunami y los consumidores no se fían de las medidas implementadas ante la fuga de aguas contaminadas de la central nuclear japonesa. Algunos sospechan incluso del etiquetado de los distribuidores. “Es cierto que ahora soy más reacio que antes a comprar productos pesqueros. El motivo es que no creo que el proceso de distribución sea transparente, así que dudo mucho a la hora de comprar pescado” En los próximos días serán extraídas las barras de combustible nuclear del reactor número cuatro de Fukushima, el que quedó dañado por una explosión tras la catástrofe. Un hecho que no ayudará a reforzar la confianza de los consumidores.