Share

Videos

Gaza: crónica de una ciudad fantasma bajo las bombas

EuroNews ES
|
July 24, 2014 AT 12:40 PM
Tras 17 días de intervención militar en Gaza han muerto más de 700 palestinos y unos 35 israelíes. Hay decenas de miles de desplazados que huyen de sus casas en busca de un lugar seguro que no encuentran. Ni siquiera la bandera de las Naciones Unidas garantiza que una escuela no sea cañoneada. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos puso en duda el miércoles en una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos que Israel hiciera todo lo posible para evitar víctimas civiles. También hizo un llamamiento a Hamás para proteger a los civiles. ¿En estas condiciones angustiosas cómo sobreviven los habitantes de Gaza? Nos lo explica la enviada especial de Euronews Valérie Gauriat en diálogo con Antoine Julliard. - Antoine Julliard: ¿La tensión es palpable como los últimos días mientras se avecina una segunda intervención israelí en la franja de Gaza? - Valérie Gauriat: Si, efectivamente, la tensión es palpable si hablamos de las calles de Gaza. Las calles están desiertas. Gaza es una ciudad fantasma. La gente se esconde, tienen miedo a medida que se intensifican los bombardeos. - A.J.: El hecho es que efectivamente las calles están desiertas y la gente se refugia en sus casas o en lo que les sirva de casa. - V.G.: En efecto la gente se refugia, sea en su propia casa, aquellos cuya casa no ha sido destruida, sea en huecos de escaleras o en edificios que les sirvan de cobijo, otros bajo el amparo de la ONU. Pero en todo caso el miedo está allí, el miedo a los bombardeos que pueden caer en cualquier momento y en cualquier sitio. - A.J.: En la mañana del jueves has rodado imágenes sobradamente elocuentes. ¿Podemos hablar tal y como lo ha hecho un alto funcionario de la ONU, de catástrofe humanitaria? - V.G.: Lo que es cierto en todo caso es que la penuria se ha instalado en Gaza con la perspectiva de que van a seguir los bombardeos. Aquí hace falta de todo. Hace falta comida, ropa; especialmente para las familias que han huído de sus casas, que carecen de todo. Lo han perdido todo y los suministros son muy escasos por el momento. Las entregas por la frontera son muy pocas también, así que es muy difícil hacerlas llegar hasta aquí. Por otro lado la población sufre cortes de electricidad. Hoy no hay luz en la mayor parte de las casas de Gaza. Además falta el agua. Han bombardeado las conducciones de agua, los sistemas de distribución, el agua potable se mezcla con las aguas fecales en donde han roto las tuberías. - A.J.: Por lo que te han dicho las familias gazatíes ¿se ve ya la luz al final del túnel? - V.G.: Bueno, esta mañana hemos ido al norte de la franja de Gaza, una zona digamos que roja y nos hemos encontrado con una familia cuya casa ha sido completamente destruida y se han reagrupado en una casa cercana. La desesperación estaba a la vista. Los testimonios eran trágicos. No saben donde ir. No saben a qué santo encomendarse; esperan de verdad que el mundo encuentre una solución a esta crisis que se ha convertido en insoportable para los habitantes de la franja de Gaza.