Share

Videos

La crisis fiscal resucita al Tea Party

EuroNews ES
|
October 16, 2013 AT 11:48 AM
Lo declararon políticamente muerto tras las elecciones de 2012, y ahora es el gran ganador de la crisis fiscal. El Tea Party ha vuelto dispuesto a doblegar al presidente Obama sobre su reforma de la seguridad social. Sus líderes, como el senador por Texas Ted Cruz, tienen maniatado al viejo Partido Republicano. Cruz, que no esconde sus ambiciones presidenciales, domina a la perfección la retórica antisistema. Ted Cruz. Senador por Texas: “Una de las razones por las que la gente está tan descontenta con Washington es que tienen la sensación de que no se aplican las mismas reglas para todo el mundo: Wall Street consigue exenciones especiales, los grandes bancos obtienen exenciones especiales. La ley Dodd Frank establece reglas que machacan a los bancos pequeños, a las entidades modestas. Machacan a los pequeños , pero ¿qué pasa con los grandes? pues que son cada vez más grandes.” El Tea Party debe su fuerza de bloqueo a las legislativas a medio mandato de 2010, cuando muchos de sus representantes entraron por primera vez en el Congreso con la victoria de los republicanos, que se hacen entonces con el control en la Cámara de los Representantes. La Demócrata Nancy Pelosi cede la presidencia de la Cámara al líder de los republicanos, John Boehner. De los 435 escaños de la Cámara, el Partido Republicano ocupa 232, frente a los 200 de los demócratas. Tres están vacantes. Pero el Tea Party tiene entre 30 y 60 simpatizantes que pueden obtener el apoyo de otros republicanos en algunos votos creando una mayoría de bloqueo. Para votar una ley se necesita el apoyo de al menos la mitad de los legisladores del partido. Radicales entre los radicales, sus miembros son anti Estado, están en contra de los impuestos y del aborto y a favor de las armas. Están además estrechamente ligados a las Iglesias cristianas estadounidenses. Su intransigencia es la clave de su éxito electoral. La formación ultraconservadora es impermeable incluso a las presiones de los lobbys más poderosos. Greg Valliere. Principal estratega político del grupo de investigación Potomac: “Muchos de estos nuevos miembros del Tea Party en realidad sienten una profunda antipatía hacia Wall Street y los grandes bancos . Wall Street y los grandes bancos son los malos de la película para el grueso del Tea Party. Así que no creo que los grupos de presión sean recibidos con los brazos abiertos por muchos de esos republicanos radicales.” Los sondeos no dejan en buen lugar a los republicanos, y aún menos al Tea Party, pero los expertos consideran improbable que este útlimo se desinfle a corto plazo.