Share

Videos

La extrema derecha quiere crear una alianza en la Eurocámara tras las elecciones de 2014

EuroNews ES
|
October 23, 2013 AT 12:36 PM
La crisis económica, la inmigración y el desempleo han sido el objetivo principal de las políticas de la extrema derecha en Europa en los últimos años. Sus resultados a nivel nacional han progresado pero en el Parlamento Europeo su representación sigue siendo baja. “Unirse para ganar peso”. Bajo este lema se han reunido este miércoles en Estrasburgo los líderes del Frente Nacional francés, del Partido de la Libertad de Austria y del belga Vlaams Belang. Su objetivo es crear una alianza de partidos de extrema derecha de cara a las próximas elecciones europeas. Para Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, que hace apenas unos días rechazaba el apelativo de “extrema derecha” para su partido, el mensaje es muy claro: “El mensaje es que el sentido de la historia nos lleva al retorno de las naciones, al retorno de las patrias. El imperio europeo tal y como ha sido construído es un imperio antidemocrático cuyos resultados económicos y sociales son deplorables. Nuestras naciones lo hicieron mucho mejor en el pasado y son capaces de hacerlo mucho mejor en el futuro, trabajando juntas, pero libremente. Entregando a cada pueblo su soberanía, es decir, la libertad de controlar su propio destino” Tras multiplicar sus contactos en los últimos meses, la alianza, deseada sobre todo por Marine Le Pen, incluiría también a la Liga Norte italiana, a los Demócratas de Suecia y al Partido por la Libertad holandés. Una alianza que provoca temor entre los partidos tradiciones pero, ¿es un proyecto realista? Todas estas formaciones tienen un análisis común de los problemas que afectan hoy a los europeos. La inmigración y Europa son presentados como el origen de todos los males. En general, son partidos que sitúan a la nación en primer plano. Un punto en común que también los divide cuando deben defender sus propios intereses. Estos partidos han conseguido efectivamente en los últimos años cada vez más votos. Pero a pesar de estar bien representados en sus parlamentos nacionales, sus diputados no son muy numerosos en el hemiciclo de la Eurocámara. Para formar un grupo político, serán necesarios al menos 25 diputados elegidos en al menos un cuarto de los Estados miembros de la Unión. Matemáticamente la creación de esta alianza será por lo tanto posible pero, por ahora, solo matemáticamente.