Share

Videos

La nueva diáspora griega

EuroNews ES
|
April 21, 2014 AT 4:52 AM
De los emigrantes de los años 60 a la nueva generación que se va fuera. Grecia ha sido uno de los países más afectados por la crisis económica de los últimos años, que ha dejado millones de desempleados. Muchos de ellos son jóvenes y están muy bien preparados. Dejan el país para buscar trabajo principalmente en los países del norte. Estamos en Suecia donde hemos hablado con algunos los griegos que se han venido aquí para encontrar su propio paraíso perdido. Eleftheria Gerofoka es actriz y directora de teatro. Dejó Grecia hace tres años y se fue a Gotemburgo, Suecia. Cuando llego aquí empezó a trabajar en un teatro como limpiadora. Ahora ha aprendido el idioma y está dirigiendo su propia obra. Pero el primer año, asegura, fue muy duro: “Muchas veces cuando iba al teatro en transporte público me ponía a llorar. Porque me preguntaba cómo iba a salir adelante, cómo lo iba a hacer. La presión y el estrés que tiene un inmigrante son demasiado grandes”. En Gotemburgo nos encontramos también George Zapartas que llegó hace seis meses con su mujer y sus dos hijos. Trabajaba en el sector de los medios de comunicación en Grecia, un sector muy castigado por la crisis. Ahora está aprendiendo el idioma y espera encontrar un trabajo acorde con su formación: “No me imaginé que pudiera salir de país con 40 años. Yo no decidí emigrar, pero me he visto obligado a hacerlo. Cada vez hay más inseguridad. Uno no sabe lo que va a pasar mañana ni el mes que viene. Pero aquí uno sabe lo que va a hacer dentro de un mes. De aquí a seis meses voy a terminar algunas cosas. Hay un programa para hacerlo. En Grecia no se sabe qué va a pasar mañana y esa inseguridad te come por dentro, se convierte en un cáncer que te consume”. George Tsikantilakis es cirujano ortopédico. Abandonó Grecia un poco antes de que estallara la crisis económica. En Suecia hay una gran demanda de médicos y eso motiva a los desempleados de Grecia. Dice que no es una cuestión de elegir, sino de sobrevivir: “Siempre se puede elegir la especialización pero no se puede hacer. Para hacerla había que esperar entre 7 y 8 años. Y si no tienes nada que hacer, solamente te queda esperar”. Según las últimas cifras casi un millón y medio de griegos dejaron el país durante los últimos 3 años. Los países de destino fueron, entre otros, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Suecia y Suiza. Este profesor universitario de Suecia explica el coste que tiene para la econmía: “La movilidad de los trabajadores, tal y como se conoce en términos europeos, no es necesariamente buena para los países de origen. La Europa social no es solamente para los países ricos y si se ha erosionado como ya ha ocurrido en la periferia sur y con los países que sufren crisis, entonces creo que se trata de un tema importante que hay que abordar en la política europea”, dice Charles Woolfson. Todos admiten que lo que más echan de menos es su país de origen, pero ¿Realmente piensan volver algún día?”. “No encontraba mi sitio en un hospital público y si regresara sería para trabajar como médico privado. Aunque no es fácil trabajar como médico en Grecia”, responde George Tsikantilakis. “No puedo imaginarme como un país se hunde todo el tiempo. Antes de las elecciones, de repente, hay dinero. Volvemos a los mercados cuando estamos todos hasta el cuello de deudas”, declara George Zapartas. “No he cerrado ninguna puerta. Vivimos en Europa. Podemos trabajar en Suecia, Grecia, Alemania o Egipto. Ahora vivo aquí pero no se donde estaré mañana. Tenemos que plantenarnos la vida así. Movernos un poco como los pájaros”, finaliza Eleftheria Gerofoka. Para saber más sobre las consecuencias de este fenómeno de fuga de cerebros hablamos con George Pagoulatos, profesor de Política Europea y Economía de la Universidad de Atenas. Efi Koutsokosta, euronews: Son tiempos difíciles para Grecia que lucha por recuperarse y volver al crecimiento. ¿Por tanto podemos decir que la fuga de cerebros socava los esfuerzos de recuperación? George Pagoulatos, profesor de política europea y economía de la Universidad de Atenas: “El problema está cuando los mejores y los más brillantes se van y no tienen la intención de volver a corto plazo mientras que las economías del sur de Europa necesitan un gran cambio, una transición hacia un modelo de crecimiento sostenible basado en un alto valor añadido, en actividades con una alta productividad. Pero si se piderde a los mejores y a los más brillantes esa transición hacia ese modelo de crecimiento será muy difícil. Pueden quedarse atrapados en un crecimiento bajo, con actividades de bajo valor, prolongando el estancamiento del desempleo y bloqueando las economías del sur, en un círculo vicioso. Así que hay un gran riesgo con la emigración de estos trabajadores porque al final eso puede agravar una especie de desintegración de la zona euro”. Euronews: Usted está en contacto a diario con jóvenes profesionales, estudiantes, que se preguntarán qué van a hacer, si quedarse o irse. ¿Cuál es su respuesta? Pagoulatos: “Yo no puedo aconsejar a los estudiantes ambiciosos que necesitan encontrar un empleo que se queden si no son capaces de encontrar un trabajo en Grecia. Creo que lo mejor que pueden hacer los que se van es irse temporalmente para mejorar el capital humano y luego volver y contribuir con las perspectivas de crecimiento”.