Share

Videos

La revolución de los Diablos Rojos

EuroNews ES
|
October 16, 2013 AT 10:51 AM
En diez años Bélgica le ha dado la vuelta a su suerte en el fútbol internacional. Los Diablos Rojos acaban de cerrar su clasificación para el Mundial de Brasil y los belgas lo han celebrado por todo lo alto. Será su primera fase final en 12 años, desde que fueron dolorosamente eliminados en Korea, en 2002. Pero ahora, una nueva generación de jugadores de talento ha relanzado a este clásico de los mundiales. Bélgica cuenta con 11 jugadores en la Liga Inglesa, titulares habituales en equipos de Liga de Campeones, como Fellaini, Kompany, Vermaelen o Eden Hazard. Los atléticos Courtois y Alderweireld son otros de los que juegan en grandes ligas extranjeras. Todo arranca en aquella traumática eliminación del mundial de 2002m cuando la Federación Belga de Fútbol decidió remodelar drásticamente los métodos de entrenamiento de los jugadores jóvenes. El entonces director técnico Michel Sablon, contrató a un equipo de científicos deportivos para que estudiaran los motivos del fracaso. “Antes jugábamos once contra once, hasta que nos paramos a analizarlo. Los jugadores no tocaban el balón, corrían sin ganas..., así que cambiamos lo que hacíamos y les pusimos a jugar 5 contra 5 hasta los siete años y después 8 contra 8 hasta los diez y luego ya 11 contra 11”. Sablon y su equipo diseñaron un sistema centrado en las habilidades básicas de un futbolista, en el aprendizaje por encima de los resultados. Habían estado presionando demasiado a los chicos de las categorías inferiores. Después recorrieron el país para convencer a todos los clubes y a todas las escuelas de que jugaran de una misma forma, con un sistema 4-3-3: “Para formar a cada uno en su posición, para formar jugadores de banda, para que los jóvenes de atrás aprendan la defensa en línea, para mejorar la distribución de juego. En fin, todo ello tenía un motivo”, cuenta Michel Sablon, antiguo director técnico de la Federación Belga”. Como España, Bélgica ha conseguido transformar el talento de sus categorías inferiores en éxitos de la selección absoluta. El modelo funciona hay quien quiere copiarlo, junto con otras recetas como limitar el número de extranjeros, un debate de plena actualidad en Inglaterra: “Limitar el número de extranjeros de un campeonato..., es verdad que es un gran debate” – opina Johan Walem, entrenador de la selección sub 21 -, “pero creo que habría que revisar también la formación de los jugadores jóvenes, ver si no podemos trabajar con belgas en Bélgica, con ingleses en Inglaterra, etcétera y no traer demasiados extranjeros demasiado jóvenes”. Brasil 2014 será la prueba de fuego de esta joven selección que ha conseguido canalizar cierto sentimiento de unidad en un país tan desunido en la esfera política.