Share

Videos

La situación está "descontrolada", dice el primer ministro ucraniano

EuroNews ES
|
December 02, 2013 AT 1:55 PM
La plaza de la Independencia de Kiev, la capital ucraniana, sigue en ebullición, un día después de que unas 100.000 personas protagonizaran la manfiestación más importante desde la Revolución Naranja de 2004. El domingo acabó con unos 200 heridos. En la plaza, los opositores han levantado barricadas para evitar que les desalojen. En opinión del primer ministro, Nikolái Azárov, la situación está “descontrolada” y tiene “todos los signos de un golpe de estado”. El ayuntamiento de Kiev sigue ocupado, por manifestantes que se han puesto como objetivo bloquear las sedes gubernamentales. “De esta manera queremos mostrar a esta gente que no estamos satisfechos con su trabajo. Es una señal para que comprendan que ha llegado la hora de cambiar de gobierno”, asegura una mujer. El presidente Victor Yanukovich ha hecho un llamamiento para que las manifestaciones sean pacíficas y tanto policías como opositores respeten la ley. “Una mala paz es preferible a una buena guerra”, ha declarado. Las calles que llevan a todas las instituciones gubernamentales en Kiev están bloqueadas con cadenas humanas. También está bloqueado el tráfico en las calles principales del centro. Hoy las protestas son pacíficas. Los organizadores han pedido a la gente que no responda a las provocaciones y se eviten enfrentamientos violentos.