Videos

Litigios transfronterizos simplificados

EuroNews ES
|
October 28, 2013 AT 6:04 AM
Seamus Kearney: “Sí, a veces puede ser desesperante: cuando te deben dinero o nos enzarzamos en un litigio a cerca de un producto o un servicio, ¿qué hacemos en esos casos? ¿pensamos en todas las opciones legales, sobre todo, en aquellas que resuelvan nuestro caso de manera sencilla, poco costosa y sin abogados? Mihaly Endre Fekete, viticultor: “Cuando un cliente nos hace un pedido, la última etapa es el pago, así es como trabajamos, pero, a veces, ese momento parece que no llega nunca y acaba pesando en nuestro negocio.” Mucha gente no lo sabe pero en algunos países europeos funciona un tipo de procedimientos para solventar litigios que implican cantidades comprendidas entre 2,000 y 10,000 euros. Cuando se trata de litigios transfronterizos, existe un procedimiento europeo, una opción legal que pretende simplificar las reclamaciones de los ciudadanos y las empresas. En Hungria, cada año, se registran decenas de miles de reclamaciones sobre litigios de escasa cuantía. Procedimientos que no están destinados solo a los consumidores, las empresas, tambien, se valen de este tipo de formularios. Una herramienta simple que, en tiempos de turbulencias financieras, puede resultar muy útil para hacer un seguimiento exhaustivo de las facturas pendientes. Nos dirigimos ahora a una empresa vinícola situada a unos 150 kilometros de Budapest. Su propietario sabe lo que ocurre cuando los impagos se acumulan. Tras una mala experiencia con un cliente, se vió forzado a enducerer su gestion y control de pedidos, muchos de sus clientes viven fuera de Hungria. Mihaly Endre Fekete, viticultor: “Teníamos facturas pendientes de un cliente que no pagaba. Dejamos de tener noticias de él y casi habíamos perdido la esperanza de que nos pagara algun día. Perdimos mucho tiempo intentando localizar al intermediario que nos puso en contacto con ese cliente. Finalmente, le forzó a pagarnos pero todo aquello nos supuso un grave problema. Y desde entonces, exigimos a nuestros clientes que nos pagen antes de que les libremos el vino.” Cerca de un centenar de litigios transfronterizos parecidos tienen lugar en Hungría cada año. No todos los concernidos conocen bien el procedimiento de las reclamaciones transfronterizas simplificadas. También existen otras posibilidades legales. Según los jueces, muchos renuncian a perseguir legalmente a sus clientes debido a los plazos de espera en los juzgados. Andras Osztovits, juez de la Corte Suprema: “Es verdad que los particulares y las pequeñas empresas no se pueden permitir estar a la espera de cobrar durante meses, a veces durante años, por muy ridícula que sea la cantidad. Los países de la Union Europea deben aportar soluciones legales rápidas y efectivas a los ciudadanos y a las empresas en este sentido.” Aún queda mucho por hacer a la hora de agilizar los los litigios de escasa cuantía. Los expertos estiman que para simplificarlos los ciudadanos y los empresarios deberían poder tramitar los formularios a través de Internet. Bruselas se ha puesto manos a la obra y espera poder tener listo el procedimiento de reclamaciones europeo en breve. Estudia, entre otras cosas, fijar como tope la cantidad de 2.000 euros a la hora de tramitar una reclamación. Seamus Kearney: “Para simplificar el procedimiento de las reclamaciones a pequeña escala y animar a los particulares y a las empresas, otras cuestiones estan siendo igualmente definidas, como las tasas que hay que pagar por cada formulario, el tipo de documentación exigida y la ayuda jurídica necesaria para guiar a los usuarios en este proceso.” Estas propuestas europeas verán la luz muy pronto, con la esperanza de que inspiren cambios similares en las legislaciones y procedimientos nacionales. El problema es que,aunque el juez nos dé la razón, recuperar nuestro dinero no es tan sencillo y, a veces, el procedimiento legal es más caro que la cantidad reclamada. Matyas Kapa, abogado: “La gente tiende a pensar que una vez ganada la batalla judicial el caso está resuelto. No tienen en cuenta los problemas que existen a la hora de aplicar las sentencias porque tener a la justicia de nuestro lado no siempre es sinónimo de recuperar nuestro dinero. Toda una serie de impedimentos bloquean la aplicación de las sentencias: o bien el moroso no quiere pagar o, simplemente, no puede”. Mihaly Endre Fekete, viticultor: “Es desesperante y te saca de tus casillas, puede llegar a arruinarte. Problemas de ese tipo hacen que no puedas seguir trabajando con el mismo entusiasmo, te genera dudas sobre la viabilidad de tu empresa. A veces, hace falta mucha disciplina para volver a reponerse tras un litigio como ese, porque un fiasco parecido puede ocurrirle a cualquiera y es muy difícil comenzar de nuevo y tener éxito.”