Videos

Myanmar: democracia en construcción

EuroNews ES
|
November 21, 2013 AT 9:13 AM
“La política nunca es fácil y nunca tiene fin. Sigue, sigue, mientras haya gente. Mientras que el mundo avance, habrá política”, ha dicho Aung San Suu Kyi. “Las fuerzas especiales de la Policía están detrás de las reuniones que hay en varias aldeas, como las dirigidas por el monje extremista Ashin Wirathu y su discurso del odio”, ha declarado este monje. “Vamos a ver qué gobierno tendremos después de las elecciones. Creo que este es un destino con mucho riesgo, pero también un destino con un gran potencial”, ha explicado Vicky Bowman, fundadora de una ONG. “Hace poco intentaron subir los precios de la electricidad y la gente empezó a protestar en la calle entonces el gobierno tuvo que dar marcha atrás”, ha respondido Zoe Zaw Latt, Editor jefe de La Voz Democrática de Birmania Isabel Marques da Silva, euronews: Es un país que ha dejado atrás medio siglo de dictadura militar hace apenas dos años y ahora se abre a mundo. ¿Se ha descartado el riesgo de una nueva ola de represión como la de que encarceló a Aung San Suu Kyi y a otros miles de activistas políticos, incluidos los monjes de la revolución del azafrán?. La antigua Birmania siempre ha estado marcada por la violencia. Aquí hay más de 100 minorías y varios grupos rebeldes. En los últimos años los musulmanes son los que más han sufrido ataques. El monje U Pyi Kyaw dirige una escuela para huérfanos. Participó en la revolución de azafrán y ha pasado 15 años en la cárcel por activismo político. Dice que todo es un timo: “El gobierno es el que provoca todas estas luchas entre comunidades y la violencia sectaria. Es una conspiración de cara a las elecciones de 2015. También tiene la culpa de toda esta confusión que hay con los agricultores y otros trabajadores, para aumentar tensiones. Y luego está el problema de la expropiación de tierras” La antigua capital, Rangún, sigue siendo el corazón político y económico. Desde que se acabó la censura también los medios de comunicación han proliferado. El editor jefe de La Voz Democrática de Birmania, Zoe Zaw Latt, reconoce que la violencia étnica es una tema difícil de cubrir: “Está siendo cada vez más difícil. Si hay un episodio de violencia, las autoridades nos cortan el camino y es una barrera física a la que nos tenemos que enfrentar. Y también es complicado contactar con algunas minorías que están en áreas remotas. Uno de nuestros periodistas fue brutalmente golpeado porque tenía una cámara y grabó algunas escenas violentas. Le quitaron la cámara”. Antes, esta empresa de radio y televisión estaba en el extranjero y trabajaba con periodistas clandestinos. Los trabajadores aseguran que será muy difícil trabajar en las elecciones presidenciales de 2015: “Es un gran reto cubrir las elecciones a nivel nacional. Porque no hay una red de transportes, ni telecomunicaciones, ni infraestructuras. Todo es todavía muy complicado”. La Unión Europea está dispuesta a ayudar en la transición democrática. Las sanciones se levantaron hace 18 meses y se ha promovido un grupo de trabajo que ha visitado Myanmar. “Todos lo que nos acompañan saben que hay un compromiso real para asegurar que la economía crezca, que las personas tengan oportunidades reales de empleo, oportunidades para hacer alianzas y estos han sido algunos de los temas que hemos debatido en el foro empresarial”, ha dicho Catherine Ashton, jefa de la diplomacia europea. Aung San Suu Kyi, líder de la oposición y Premio Nobel de la Paz es miembro ahora del Parlamento. Lucha por cambiar la Constitución. No puede presentarse a las elecciones: “Asegurar de que la política va por el camino correcto exige un esfuerzo contínuo. Y esto no pasa de forma atomática. No es algo que se pueda decir que ya está hecho y de lo que no nos tenemos que volver a preocupar, sino que hay que seguir, día tras día, año tras año, década tras década y generación tras generación”. Que crezca el consumo de productos occidentales y el turismo son signos de modernización. El país se ha convertido en una oportunidad para los inversores, tiene grandes reservas de petróleo, gas, minerales y piedras preciosas. Vicky Bowman, antes ejecutiva, fundó una ONG que trabaja para mejorar la distribución de la riqueza: “Uno de los grandes riesgos que pueden tener los inversores, especialmente si necesitan comprar mucho terreno, es saber la procedencia de esas tierras, si los terrenos han sido expropiados quizá hace 20 años. O si ahora están inmersos en un proyecto que implica que las personas tengan que abandonar sus tierras, garantizar que esas personas sean debidamente recompensadas y tratadas de acuerdo a las normas internacionales. Y hasta ahora ese registro ha sido bastante pobre en este país”. “Las personas son el tesoro de un país”, dice un proverbio. Y los birmanos esperan que eso se haga realidad cada día que pasa.