Share

Videos

Pobreza infantil en Portugal

EuroNews ES
|
April 30, 2014 AT 1:28 PM
La austeridad como respuesta a la crisis es uno de los principales temas de las elecciones europeas por los serios impactos sociales que ha tenido en los países rescatados por la troika. Es el caso de Portugal, donde estamos para hablar de la pobreza infantil. Aproximadamente un tercio de los niños portugueses estaba en riesgo de pobreza cuando el país fue rescatado en 2011. Desde entonces la austeridad ha tenido un gran impacto en ellos. Miles de niños y jóvenes dependen de las ayudas sociales para poder comer. En Oporto la asociación portuguesa Qualificar para Incluir trabaja con casi 500 familias desfavorecidas. Imparten cursos de cocina y dan apoyo escolar. “Mi madre solamente puede comprar determinados alimentos para comer pero a veces queremos más cosas y no nos lo podemos permitir. Tenemos un tío que ayuda a mi madre y nos compra ropa”, dice Suade Fati, estudiante. Suade, tiene 12 años, vive con su madre y su hermano. La madre no puede trabajar por un problema de salud. Recibe 215 euros de ayudas sociales del Gobierno y 150 de las ayudas por hijo. El alquiler cuesta 300 euros, así que las cuentas no salen: “Es muy difícil pagar el alquiler. Muy, muy difícil. Y me queda poco dinero para comida. Si no pago el alquiler nos echarán. ¿Y donde podré vivir con mis hijos?. Lo que más preocupa es pagar el alquiler”, explica la madre, Bana Fati. Entre 2010 y 2012 el Gobierno portugués redujo las ayudas para la integración social y afectó a unas 50.000 familias. José Marques Júnior, vendedor de 86 años, conoce muy bien la desesperación de la gente: “Las familias jóvenes tienen dificultades. Los puestos de trabajo ya no son seguros, trabajan durante unos meses y luego se quedan otra vez sin trabajo”. Junto a los recortes sociales, otro de los factores de la pobreza infantil es el desempleo de los adultos, que en la actualidad afecta a unas 800.000 personas. La mayoría tiene hijos y no recibe ninguna prestación por desempleo o ayuda social, como es el caso de la familia de Rubén. Este chico de 12 años, hace algunas propuestas al Gobierno: “Las cosas son caras y el precio debería bajar. Otra cosa que tendría que subir en el salario mínimo y la renta de integración social”. Rubén y su hermana de 5 años viven con su madre, que está desempleada. Ingresa en casa 146 euros de una beca de formación y un poco más de una ayuda por los hijos. La abuela, Elvira Malhadinhas, limpiadora, echa una mano en lo que puede: “Un mes pago la electricidad, el otro espero al aviso de corte y pago el servicio de televisión. A veces pido a mi hermana dinero prestado para el alquiler hasta que me ingresan dinero a final de mes. Y así vamos saliendo adelante de un mes para otro”. La directora de la asociación Qualificar para Incluir, Cidália Queiroz, dice que Portugal necesita replantearse el destino de las ayudas sociales para disminuir la pobreza: “Hay ejemplos de barrios de viviendas sociales que, en mi opinión, son auténticos atentados contra la humanidad. Hay niños viviendo en zonas donde es imposible crecer y aprender valores positivos. Se desvían y aprenden considerar esta situación como algo normal”. En los próximos siete años Portugal recibirá 1.600 millones de euros del Fondo Social Europeo que se destinarán a programas para luchar contra la pobreza. En un informe sobre la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas en Portugal, en enero, el Comité portugués para Unicef y 9 organizaciones concluyeron que la austeridad perjudica a estos derechos. Hemos hablado con Madalena Marçal Grilo, directora ejecutiva de Unicef Portugal. Madalena Marçal Grilo, directora ejecutiva de Unicef Portugal: “Un factor muy importante que tiene un gran impacto en los niños es el desempleo. El desempleo es un factor que tiene un peso enorme, primero por las carencias que tienen las familias debido a que hay menos ingresos. Y también porque los padres dedican menos tiempo a sus hijos, están preocupados, tienen que conseguir dinero muchas veces por vías alternativas, con actividades con las que puedan generar ingresos”. Isabel Marques da Silva, euronews: ¿Se puede relacionar el aumento de la pobreza infantil con la austeridad que ha sufrido el país en los últimos tres años?. Madalena Marçal Grilo: “Digamos que se trata de pobreza material, porque las familias tienen menos ingresos, los accesos a las prestaciones sociales también disminuyeron, como las ayudas por hijo, las ayudas para los gastos escolares, porque ahora son más restrictivas”. euronews: ¿Cómo repercutirá esta situación en el futuro de los niños? Madalena Marçal Grilo: “El impacto de la pobreza y la falta de oportunidades repercutirá en el futuro de los niños en cuanto a la calidad de su educación, en su capacidad de socialización, de aprendizaje y más tarde, en su capacidad de productividad”.