Share

Videos

Prestige: crónica de la peor catástrofe medioambiental sucedida en España

EuroNews ES
|
November 13, 2013 AT 2:01 PM
El miércoles 13 de noviembre de 2002, el Prestige deriva frente a las costas gallegas en medio de una fuerte tempestad. El petrolero monocasco, con pabellón de Las Bahamas construido en 1976 y cargado con 77 mil toneladas de petróleo tiene una vía de agua en uno de sus tanques. El capitán lanza un SOS a las tres y cuarto de la tarde. Cuando el salvamento marítimo llega, Apostolos Mangouras y su primer oficial, Nikolaos Argyropoulos, se niegan a abandonar el navío y piden que los 27 miembros de la tripulación, la mayoría filipinos, sean evacuados. Se desarrolla entonces una conversación rocambolesca entre el capitán del Prestige y el salvamento marítimo de Fisterra. El capitán rechaza que el barco sea remolcado si no recibe la orden de su propietario El 14 de noviembre, a las tres y media de la tarde, el remolcador Ría de Vigo consigue enganchar el petrolero que se encuentra a solo tres millas marítimas del cabo de Fisterra, en la Costa da Morte. El Gobierno español, que teme que el petrolero se rompa y provoque una marea negra en las costas de Galicia, decide remolcarlo mar adentro. Comienza entonces una deriva errática hacia el noroeste que dura cinco días, durante los cuales, el petrolero deja una estela de combustible... Al fin, el martes 19 de noviembre, a las ocho de la mañana, el Prestige, partido en dos, se hunde a 135 millas náuticas del cabo de Fisterra con más de 60 mil toneladas de petróleo en sus bodegas... Incluso en el fondo del Atlántico, a 3600 metros, el casco del Prestige sigue vertiendo hasta el mes de agosto de 2003. Una enorme marea negra contamina centenares de kilómetros de la costa gallega, pero también del norte de Portugal y del suroeste de Francia. Los vertidos afectan gravemente a la fauna marina y a 200.000 aves. La pesca se paraliza durante meses mientras miles de voluntarios quitan el chapapote de las playas. Tras negar la marea negra durante varios días, el dos de diciembre el Gobierno de Aznar acaba enviando al rey Juan Carlos y al número dos del Ejecutivo, Mariano Rajoy, a Muxía, el pequeño puerto pesquero más afectado por la peor catástrofe mediaombiental sucedida en España.