Share

Videos

Transnistria, ¿la próxima Crimea?

EuroNews ES
|
April 23, 2014 AT 2:38 PM
Tiraspol, la capital del territorio separatista de Transnistria, podría ser el próximo escenario de enfrentamientos similares a los que se están viviendo durante los últimos meses en el este de Europa. La región es una franja de tierra entre Moldavia y Ucrania. Se trata de una república secesionista que el pasado 16 abril pidió a Rusia que reconociera su independencia. La posterior respuesta de Putin rememoraba los recientes sucesos en Ucrania. “La gente aquí es ciertamente muy prorrusa. Hay una gran cantidad de rusos viviendo en Transnistria. Los ciudadanos tienen su propia visión de cómo deben construir su futuro, su destino. Y no es más que una manifestación de democracia si permitimos que esa gente haga lo que quiere.” Transnistria, oficialmente República Moldava de Dniéster, está situada al este del país y autodeclaró su independencia en 1990. Jamás ha sido reconocida por la comunidad internacional, salvo por Osetia del Sur y Abjasia que hicieron la misma declaración secesionista. La población está compuesta por un 32% de moldavos, un 30% de rusos y casi un 29% de ucranianos. La región se separó tras la caída de la Unión Soviética por temor a una fusión entre Moldavia y Rumanía. Rápidamente comienzan los enfrentamientos entre fuerzas armadas moldavas y tropas de la región sostenidas por Moscú. La guerra relámpago de 1992 deja 2000 muertos. Los rusos se interponen y prometen neutralidad en la región si se le otorga el estatus de autonomía. Pero la población se resiste. En 2006 Tiraspol convoca un referéndum sobre su adhesión a Rusia. El 97% de los votantes se pronuncian a favor. ¿Mantendrá Rusia su neutralidad en este contexto? Los europeos, en cualquier caso, se están inquietando por un posible golpe de fuerza de Rusia en el territorio. Sobre todo después de que Moldavia firmase un acuerdo de asociación en noviembre con la Unión Europea para integrar progresivamente al país en su mercado interior. La réplica de Moscú la pronuncio tras la cumbre el viceprimer ministro Dmitri Rogozine. “El tren de Moldavia a Europa”, dijo, “perderá sus vagones en Transnistria”.