Share

Videos

UE: la Comisión y el Parlamento

EuroNews ES
|
May 19, 2014 AT 11:39 AM
Respaldado por el voto de los electores, el sucesor de José Manuel Barroso tendrá la oportunidad de recuperar la confianza de los ciudadanos en la Comision, percibida como responsable de todos los males de Europa. Sin embargo la Comisión no decide todo. Su prerrogativa principal es la iniciativa política, y el presidente, Barroso, ha sido criticado en muchas ocasiones por haber renunciado a ella. Pero además, la Comisión, vulgarmente “Bruselas”, es vista por muchos ciudadanos como una entidad supranacional con atribuciones mal identificadas. “Los ciudadanos no están lo suficientemente comprometidos con lo que sucede en Europa porque no hay transparencia sobre lo que se decide en Bruselas y cómo esas decisiones repercuten en la vida cotidiana de la gente”, dice este británico. Paliar el déficit democrático de la Unión es efectivamente uno de los retos de estas elecciones. Por primera vez, los electores saben de antemano quienes son los candidatos a la presidencia de la Comisión elegidos por los principales partidos europeos. El candidato del partido más votado podría convertirse en presidente, aunque no es automático: la decisión corresponde al Consejo Europeo, compuesto por 28 jefes de Estado y de Gobierno de la UE, y su elección tiene que ser ratificada luego por los parlamentarios europeos. El Parlamento dispone por tanto de bastante poder, que ha aumentado con el Tratado de Lisboa. Lo ha demostrado en varias ocasiones, como en 2012 cuando rechazó el acuerdo intenacional ACTA contra la piratería juzgado peligroso para las libertades individuales. Sin embargo, se ha visto obligado a ceder frente al poder ejecutivo del Consejo Europeo, sobre todo en decisiones de política económica y presupuestaria de la Unión. Y el poder de los Estados se percibe en muchas ocasiones como una debilidad para el conjunto. “Estoy a favor de la Unión Europea, pero tiene que ser constructiva, tiene que ser una unión federal, como los Estados Unidos de América. Que se convierta en algo real, porque ahora no lo es”, dice este italiano. Los partidos representados en el Parlamento han pedido más competencias, pero nada garantiza que serán escuchados. Y la Comisión conserva el monopolio de la iniciativa legislativa.