Videos

Un foro de la innovación en Moscú en tiempos de crisis

EuroNews ES
|
November 04, 2013 AT 11:47 AM
El mercado global está cambiando, ¿pero cómo una política de innovación puede llevar la iniciativa en esta época? Este fue uno de los principales temas en el segundo foro de la innovación en Moscú, organizado por instituciones rusas y la Revista de Tecnología del MIT, la universidad estadounidense de Massachusetts. ¿Qué es un liderazgo en innovación? ¿Cuáles son las cualidades que distinguen a los innovadores de los no innovadores? Nos lo responde Bob Metcalfe, profesor en la universidad de Texas y uno de los inventores de la red Ethernet: “El mayor factor de diferencia de la innovación es aprender de su clientela base. Es decir, escuchar atentamente. Y es por ello que yo enseño en las clases que para dirigir una compañía la cosa más importante es salir, salir de las oficinas, e ir a escuchar a los clientes”. Escuchar a los clientes es particularmente importante en tiempos de crisis cuando la demanda se debilita. Desde hace cinco años, esta crisis ha creado nuevos grados de competencia con nuevas necesidades de innovación. Así lo cree Peter Lindholm, consejero del Banco Mundial: “Esta época de crisis también es el momento adecuado para la innovación. Porque cada uno tiene que sobrevivir y, los que invierten en innovación, consiguen despegarse más rápido terminada la crisis. Si tienes dinero, es el momento para invertir. Además, las condiciones mentales son más favorables ya que cuando todo va bien normalmente no tratas de hacer cosas nuevas. Pero, cuando hay que sobrevivir, tienes que encontrar soluciones”. ¿Este es el caso de Rusia? En su intervención en el foro, el primer ministro Dmitri Medvédev tranquilizó a la audiencia sobre los compromisos del Gobierno. Pero a pesar de que el gasto estatal en ciencia ha crecido hasta los 5.400 millones de euros anuales en la última década, según una encuesta el sesenta por ciento de los ciudadanos no ven ningún cambio real... El viceprimer ministro ruso, Igor Shuvalov, incluso afirmó el mes pasado que no habría un serio desarrollo en innovación hasta que no cayeran los precios del petróleo. El viceministro de Economía, Oleg Fomichev, matiza esta declaración: “Es verdad que es más difícil para el país innovarse cuando tiene asegurado una fuente permanente de dinero de las exportaciones de petróleo y gas. Pero esto no quiere decir que no haya cambios. Primero, el propio sector de las materias primas necesita más que antes recurrir a ellos. Y, en Rusia, también hay muchos sectores no conectados con los hidrocarburos que trabajan directamente en los mercados globales. Me refiero al sector de las telecomunicaciones, que en los últimos dos años exhibe un crecimiento anual de dos dígitos”. Hace veinte años, el sector de las telecomunicaciones ayudó a Finlandia a transformarse en una economía del conocimiento. El país superó una recesión en los noventa incrementando el gasto del Gobierno en la educación, la investigación y desarrollo y la promoción de negocios innovadores. La última crisis pone otra vez a Finlandia ante nuevos retos. Su icono, Nokia, acaba de perder su independencia en favor de Microsoft. Aunque Pekka Soini, director general de la agencia finlandesa para la tecnología Tekes, cree que la crisis de Nokia puede servir para cambiar tanto a la compañía como a Finlandia mismo. “Nokia ha reducido mucho personal de investigación y desarrollo en el país y en su ecosistema próximo. Pero estas alrededor de diez mil personas se dirigen ahora hacia una cosa nueva. Están creando sus propias compañías y llevando sus conocimientos y compatibilidades tecnológicas hacia otras industrias. Es una gran oportunidad para transformar a Finlandia en algo diferente de nuevo”. “La innovación para los negocios así como para los Estados no es un gasto estéril en esta época, sino un manera para sobrevivir y mantener el liderazgo”, explica la enviada especial de Euronews al foro Natalia Marshalkovich. “Innovar o morir, sentenció el propio fundador de Microsoft Bill Gates hace ya un tiempo”.