Videos

Vietnam: del comunismo al capitalismo a toda prisa

EuroNews ES
|
January 15, 2014 AT 5:40 AM
Vietnam se convirtió en una economía de mercado a principios de los años 90 y ha experimentado un boom económico durante las últimas dos décadas. Pero con la crisis financiera mundial desde 2008 y un régimen comunista que gobierna con mano de hierro, la modernización es más lenta de lo que quisieran sus 90 millones de habitantes”. El gobierno aún controla directamente el 40% de la economía mediante sus empresas públicas, pero en 2012 inició un proceso de privatizaciones y captación de inversión extranjera. En una economía todavía muy dependiente de la producción agrícola, el sector alimentario es uno de los que presenta un mejor futuro. Dos franceses, Samuel Maruta y Vincent Mourou, descubrieron el potencial del cacao vietnamita, relativamente desconocido en el exterior, y ahora producen chocolate de gama alta en las afueras de Ho Chi Min City. Los fundadores de Marou Chocolate se dirigen a un público más exigente y compran sus semillas sólo entre pequeños productores, a precios por encima de mercado. “Marou es una marca que refleja ciertas cosas: calidad, autenticidad, sabor y trabajo a nivel local en Vietnam” – cuenta Mourou -. “Queremos crecer para ser un gran fabricante de cholocate artesanal, no un fabricante de chocolate industrial”. Sus tabletas de chocolate se exportan a mercados como Suecia o Singapur. Para su socio, Samuel Maruta, la cooperación con la Unión Europea, que ha abierto un centro en la capital para asesorar a las pymes europeas, ha servido para atraer inversores e ideas nuevas a Vietnam: “por primera vez han puesto algo como el sistema francés de denominación de origen protegida para la salsa de pescado Phu Quoc”, explica. “Creo que la Unión Europea tiene mucho que ver con esto y creo que esto demuestra que interesa que se reconozca la calidad de los productos procedentes de Vietnam”. Como en muchos países nominalmente comunistas con economías de mercado, en Vietnam existe una creciente clase media ansiosa por adoptar los patrones de consumo occidentales. En ese ambiente, Europa y EEUU compiten por alcanzar un acuerdo de libre comercio con Vietnam. Bruselas inició las negociaciones con Vietnam en octubre de 2012 dos años después que EEUU. “Si queremos ayudar a nuestras empresas a luchar contra la deslocalización – dice el comisario europeo de industria Antonio Tajani – hay que hacerlo con la internacionalización. Desgraciadamente solo el 13 por ciento de las pequeñas y medianas empresas europeas trabajan fuera de las fronteras europeas”, lamenta el comisario. La UE ha invertido casi 4 millones de euros en su centro de apoyo y asesoramiento legal para las pymes europeas que acaba de inaugurarse en Ho Chi Min City. El mayor problema es operar en un país con un régimen dictatorial de carácter muy represivo, que no reconoce libertades básicas y que persigue la disidencia. Así lo reconoce el embajador de la UE a Vietnam, Franz Jessen: “Si nos fijamos en cosas como la libertad de expresión, entonces es un país muy difícil. Si quieren que haya más inversiones extranjeras tienen que tener en cuenta estos temas porque un inversor europeo que viene aquí no solamente se fija en el marco económico sino también en un marco social y político más amplio”. El turismo es otro sector de gran potencial: el país recibió a más de 6 millones de turistas en 2013, un millón de ellos, procedentes de Europa. Bruselas ha firmado un acuerdo de entendimiento para mejorar la cooperación entre ambas partes. A cambio, las autoridades vietnamitas quieren más facilidades para que sus ciudadanos puedan viajar a Europa. Nguyen Van Tuan, presidente de la Oficina de Tursimo de Vietnam, espera reciprocidad en las relaciones entre ambas partes: “Espero que la cooperación entre la UE y Vietnam no sea únicamente en una dirección”. Y añade que desea ver más turistas vietnamitas en Europa: “Queremos contar con el apoyo de la Unión Europea y también que haya más turistas vietnamitas en los países de la Unión Europea”. La UE está sopesando relajar su régimen de visados para explotar el turismo procedente de Vietnam en eventos como la Expo de Milán de 2015 o la Eurocopa de Francia, en 2016. Hacerlo le permitiría además acceder al apetecible mercado de los resorts de lujo en Vietnam, objetivo de muchos constructores y touroperadores europeos. Janez Sirse, presidente del Instituto Internacional del Turismo, no oculta su entusiasmo ante la idea de poder entrar en ese gran mercado: “Es una gran industria en lo que se refiere a inversión, producción de equipos, transferencia de conocimientos, educación...”, señala. Todos en Vietnam se están aprovechando de este nuevo aperturismo económico. Es el caso de la ONG que en 2007 creó la marca de café Oriberry, un proyecto que ha conseguido mejorar el nivel de ingresos de los pequeños productores de café evitando los intermediarios. Forman parte de un mercado en expansión, porque Vietnam ya es el mayor exportador del mundo de café, tras haber superado a Brasil en 2012. Dao Tran Phuong, un empresario local, está recibiendo propuestas de inversores europeos para expandir su negocio. Pero él tiene otros planes. “Mi sueño es que pudiéramos tener algunos productores de café en diferentes áreas de Vietnam, con su propia marca, sus propias tiendas. Se crearían nuevas oportunidades para ellos y también para nosotros”, concluye La devastadora guerra con los Estados Unidos, dejó casi cuatro millones de muertos entre 1955 y 1975. Fue una lucha por el poder global en nombre de dos sistemas económicos opuestos. Hoy el gobierno comunista de Vietnam avanza a toda prisa hacia una economía capitalista.